contar historias

Ahora las empresas deben narrar historias increíbles.

Las corporaciones más exitosas en la actualidad están invirtiendo fuertemente en narrar historias increíbles para catapultar todos los aspectos de sus negocios. ¿Cuáles son sus razones?

Esto es así porque detrás de cada cita programada en una agenda virtual o detrás de cada poderoso empresario hay un ser humano con emociones que necesita algo más que hojas de cálculo y diagramas para interiorizar realmente lo que usted está diciendo. Desde tiempos remotos, las personas se han dado a entender ante el mundo utilizando el poder de la narración y, a pesar de los enormes avances tecnológicos en el plano de la comunicación, es probable que esto no vaya a cambiar en el corto plazo.

Las corporaciones más exitosas en la actualidad están invirtiendo fuertemente en narraciones increíbles para todos los aspectos de sus negocios, desde la comunicación interna hasta la notoriedad de marca. Apple representa uno de los mejores ejemplos sobre esto. En la teoría, se podría argumentar que los productos de Apple no son tan impresionantes como lo indica su alto precio en la etiqueta (lo siento mucho por ustedes, fanáticos de Apple) pero son excelentes porque la marca comunica claramente que su tecnología es superior a la de su competencia. Mientras tanto, Apple aparece siempre en las primeras posiciones al generar entusiasmo y al gestionar la demanda del consumidor, lo cual se manifiesta en las filas que se crean delante de sus tiendas para conseguir sus productos (incluso desde tempranas horas de la madrugada).

Cuando hablamos de contar historias en el mundo de los negocios, fácilmente se puede confundir con alterar los hechos para modificar una situación y hacer que una empresa salga airosa, pero en realidad produce todo lo contrario. En IE School of Human Sciences and Technology, se les enseña a los estudiantes que el contar historias interesantes que respalden los hechos genera una posibilidad mucho más grande de alcanzar un impacto.

Laura Illia, directora académica del Executive Master in Corporate Communication en IE, insiste en que existe un mayor impacto para atraer a la gente con el mensaje de su empresa que al decir simplemente la verdad.

“Las culturas corporativas que tratan de contar historias usando solamente una presentación de PowerPoint están atrapadas en los años 80. Hoy en día, todo tiene que ver con el compromiso”, declara.

“Cuando tienes una historia que contar, ésta tiene que estar respaldada por los hechos. No solo porque coloques algo en la pared significa que la gente te prestará atención”.

Illia sostiene que el contar historias como parte de la estrategia interna de comunicación corporativa de una empresa es actualmente el recurso más importante. “En la actualidad, las corporaciones aparecen y desaparecen con más frecuencia que antes”, señala. “Y las personas están mucho más expuestas a los cambios en sus tareas diarias de lo que solían estar”.

“En muchos casos, las personas realizan sus actividades bajo una intensa presión y, en algunos casos, los valores éticos están totalmente desalineados. Esto es un problema particular con los millenials, quienes han sido testigos de estos cambios de primera mano y no esperan estar en la misma empresa durante toda su vida”.

Hoy en día, las empresas necesitan enfocarse en el liderazgo y en el compromiso.

¿Alguna vez se ha quedado impresionado por una película en la que actúan grandes estrellas, tiene efectos especiales alucinantes y una escenografía llena de acción, pero al terminar de verla usted no tiene ni idea de qué trataba la película? Usted necesita conocer exactamente lo que desea comunicar para poder mantener su mensaje conciso y evitar confundir a su público

Al revisar su presentación o campaña, pregúntese si ¿realmente es necesario divagar en especificaciones técnicas cuando podría estar creando un deseo por el producto?

Si hemos aprendido algo de esta sociedad políticamente diversa e impulsada por las redes sociales en la que nos encontramos actualmente, es que jugar con las emociones de las personas es una herramienta muy eficaz para ganar corazones y mentes. Si bien es una noción que genera un poco de miedo, nuestro contexto actual sugiere que las personas realmente prefieren la emoción sobre los hechos, incluso cuando se demuestra que esos hechos son falsos.

Illia, cuyo programa ofrece clases sobre la importancia de contar historias cautivadoras en las culturas corporativas del siglo XXI, dice que hay tantos factores a tener en cuenta al preparar su narrativa que puede ser difícil saber por dónde empezar. A veces no hay una respuesta correcta, pero elegir un ángulo que resuene con su público es el comienzo adecuado. La historia de su empresa es algo que crecerá y cambiará con el tiempo.

Información de Forbes México.

Comments

A %d blogueros les gusta esto: